El egsencialismo es un aprendizaje consciente del propio ser y estar en el mundo.Toma prestado el pentagrama de dos corrientes filosóficas, el existencialismo, entendido como el mundo de las formas (hemisferio cerebral izquierdo) y el esencialismo, como el trasfondo, el mundo sutil de dichas formas (hemisferio cerebral derecho).

El esencialismo contempla y valora las cosas con sus formas no por lo que aparentan ser (en el egsencialismo es el ego), sino por lo que se cree y se intuye que son en el fondo (en el egsencialismo es la esencia). Y en ese fondo es donde la esencia de las personas fluye; emerge su naturaleza, si el ego lo posibilita.

En conceptos más concretos, imaginemos que un niño o una niña nace con una naturaleza (predisposición) dotada para los instrumentos de viento tales como la flauta, el saxofón o el clarinete y, su entorno (enculturación) le facilita y/o le impone un instrumento de cuerda como el violín.¿Qué sucede como realidad educativa de partida? Pues que ese ser llegó con su propia melodía (esencia), pero alguien insistió en cambiarle la partitura (ego).

melodis

El egsencialismo no propone una mirada reduccionista respecto a las posibilidades de desarrollo infantil y sus sucesivas etapas vitales, sino de acompañamiento, con respeto y fascinación, en el descubrimiento de las esencias y potencias no sólo del alumnado, sino también del profesorado y participantes de los procesos educativos.

Se trata de una visión slow·flow·now de la educación, como una sucesión de procesos acaecidos en 360º, es decir, en la consideración holística del aprendiz respecto a sí mismo y a su entorno inmediato, en un espacio-tiempo determinado.

El aprendizaje es un arte, como la música, un proceso slow que requiere consciencia (melodía), espacio (armonía) y tiempo (ritmo) para estructurar, de forma sensible (emoción) y lógica (cognición), una combinación coherente de estímulos y respuestas.

Como la motivación favorece el aprendizaje, éste se concibe también como un estado de flow (Teoría del Flow o Experiencia Óptima de Mihály Csíkszentmihályi) en el que ego y esencia cooperan para el desarrollo y adquisición de competencias, en la búsqueda de la propia cadencia (“Una parte de un concierto, escrita o improvisada, donde un intérprete musical puede mostrar su virtuosismo en el instrumento solista”), en el aquí el ahora (now).

¿Qué se entiende como aprendizaje en clave de flow·slow·now? Es una concatenación de experiencias integradas y conectadas con el potencial personal ‘intra’ (posibilidades bio·psicológicas)  e ‘inter’ (posibilidades bio·socioculturales) que presenta las siguientes notas definitorias (en constante proceso de afinación):

  1. La actividad se realiza con entusiasmo por lo que la sensación de esfuerzo pasa casi inadvertida o a un segundo plano.(flow)
  2. Si el objetivo es deseable, la actividad es realizable, por tanto, alcanzable.
  3. La concentración es posible (conexión con el momento: now).
  4. El tiempo es relativo (respeto del ritmo: slow).
  5. Se genera sensación de autonomía y autocontrol respecto al trabajo (responsabilidad del propio proceso).
  6. Se llega al mismo objetivo por distintos caminos (aceptar la heterogeneidad y la inclusión).
  7. La retroalimentación, alimenta (optimiza), no indigesta (exigencias) ni quita el apetito (comparaciones que infravaloran).
  8. Desaparece la preocupación; lo importante es ocuparse de aprender siendo y no compitiendo (la única competición es el afán de autosuperación).

Para poder desarrollar una pedagogía egsencialista es preciso estar dispuesto a convertir el aula en una sala de audición, en la que cada instrumento e instrumentista pueda hacer sonar su melodía y la integre en la sinfonía del grupo (del ‘ego’ al ‘eco’).

shadow-photography-alexey-bednij-5

Imagen de Alexey Bednij

Semejante reto sólo puede ser afrontado por profesionales y agentes del ámbito educativo dispuestos a aceptar que su instrumento no resuene por encima de los demás, ya que, como se le atribuye a Rabindranath Tagore:

El bosque sería muy triste

si sólo cantaran los pájaros que mejor lo hacen.

রবীন্দ্রনাথ ঠাকুর

 

 

Anuncios